2 diciembre, 2015

SILVIA GASCÓN

1

La falta de sueño hace que la piel envejezca de forma acelerada. Después de una noche en vela nos despertamos con ojeras, piel sin brillo, hinchazón facial, exceso de grasa o sequedad en ciertas partes del rostro. Y es que está demostrado que descansar menos de seis horas diarias durante una semana puede alterar a más de 700 genes.

De hecho, cuando no respetamos las horas de sueño o no dormimos correctamente, disminuye la síntesis de proteínas (colágeno y elastina) y se altera la producción de ciertas hormonas (sexuales, tiroideas, de crecimiento, etc.), hecho que provoca un desequilibrio en la piel y en el cuerpo.

En este sentido, la noche es el mejor momento para que la piel se regenere ya que es cuando se muestra más receptiva a los cuidados cosméticos y absorbe mejor los activos que aplicamos sobre ella.

El insomnio provoca arrugas

Las personas que no consiguen conciliar el sueño, suelen mostrar antes signos de envejecimiento tales como: líneas finas en el rostro, pigmentación irregular y disminución de la elasticidad de la piel, ojos cansados y hundidos, marcas marrones bajo los ojos, etc.

Además, la recuperación por agresiones como las quemaduras solares o los agentes contaminantes de la polución, RRLL, suele hacer mucho más daño puesto que no la dejamos su tiempo de reparación. Así queda manifiesto que una deficiente calidad del sueño acelera los signos del envejecimiento y debilita la capacidad de la piel de repararse durante la noche.

Cosmética nocturna

Cuando se habla de cosmética nocturna, nos referimos a aquella que ha de compensar la falta de sueño y las deficiencias en la reparación celular.

SKEYNDOR sensibilizado por el cuidado de la piel, propone alternativas (Booster de POWER HYALURONIC,concentrado 7,5% de POWER C, el Sérum en Crema de POWER RETINOL y el Elixir de Global Lift) que actúan cuando la piel descansa y aseguran un rostro renovado la mañana siguiente.

Ingredientes que funcionan

Para una óptima recuperación de la piel hay varios ingredientes que no deben faltar:

  • El ácido hialurónico: Actúa como una verdadera esponja captando agua que provee la hidratación necesaria. Además regula los mecanismos de reserva (hidrodinámica) elevando los niveles de agua en la piel.
  • El ácido ascórbico (vitamina C): Tiene una potente acción neutralizante sobre las partículas tóxicas (radicales libres) que llegan a nuestra piel durante el día y que atacan a los componentes esenciales de nuestras células, alterando sus funciones y retardando los procesos de reparación natural.
  • El retinol (Vitamina A): Es un potente regenerador que acelera la mitosis celular dermo-epidérmica fomentando la creación de nuevas células más fuertes y activadas.
  • Células madre de origen vegetal: Son capaces de activar la creación de nuevas células dérmicas (fibroblastos), epidérmicas (queratinocitos) y reparar nuestras propias células madre.
  • Reductores de la progerina: Son esenciales para controlar los niveles de proteínas que reducen la producción de colágeno.

Cuida tu piel las 24 horas y conseguirás un aspecto saludable y renovado siempre.

Silvia Gascón

Especialista en bellezaAsesora y formadora de tratamientos cosméticos, ofrecerá curiosos trucos y consejos para sacar el máximo rendimiento a todos los productos y a sus resultados.

Todos los artículos de Silvia >>